REUNIFICACIÓN DE DEUDAS DE 100 A 5.000 EUROS

¿Necesitas reunificar tu deuda? Te ayudamos buscando préstamos de 100€ a 5.000€. Rellena el formulario con tus datos básicos, el importe de préstamo deseado y los términos del préstamo. Recibirás en unos segundos diferentes ofertas de préstamos entre los que elegir.

  • Préstamo de 100 a 5.000 euros
  • Servicio gratuito sin compromiso

EMPIECE LA SOLICITUD

Selecciona el importe
1000
100 €
5000 €

Para una experiencia personalizada:


Ejemplo representativo:
Crédito de 1.000€. A devolver en 24 meses. Interés fijo anual 59,88%. Cuota mensual 72,40€. Sin comisión de apertura, de estudio o por cancelación anticipada. TAE 79,38%. Cantidad total a devolver 1.737,61€.
TAE mínimo 6,95% - TAE máximo 214%. Devuélvelo en un plazo desde 3 a 42 meses.
  • Tener entre 18 y 65 años
  • Ser residente en España
  • Ingreso mínimo mensual de 500€
  • No tener anotaciones en el registro de morosidad ASNEF/EQUIFAX/EXPERIAN/RAI

Reunificación de deudas

Son muchas las circunstancias de la vida que nos pueden llevar a acumular más deuda de la que podemos asumir. No deberíamos vivir con el estigma si nos sucede ya que no siempre significa que hayamos tomado malas decisiones. Nadie tiene el poder de predecir cuándo los tiempos van a cambiar a peor, por muy responsables que seamos, y comprar un coche o una casa siempre suelen ser operaciones que necesitan, sí o sí, una financiación.

Si has llegado a la desagradable situación de acumular más deuda de la que puedes asumir, no te preocupes. Existe una gran variedad de productos financieros pensados para la reunificación de deudas. Este tipo de productos tienen como misión reducir la carga mensual de la deuda. Por ejemplo, si tus ingresos han pasado de 1500 € a 1000€, y tus préstamos ascendían a 500€, puede que esos 1000€ no te sean suficientes para asumir gastos de vivienda o comida.

Para ello, este tipo de préstamos te ofrecen reducir tu cuota mensual. Por ejemplo, en este supuesto, la financiera puede ofrecernos una mensualidad de 250€ al mes, por lo que estaremos cada vez más desahogados. Por supuesto, este tipo de servicios tienen un coste.

¿Debería reunificar mis deudas?

La reunificación de deudas puede ser una opción excelente para poder atravesar dificultades económicas, pero es un producto que mal usado puede hacernos caer en una peligrosa espiral de deuda. Ten en cuenta que cuando pides este tipo de productos, tendrás que asumir unos intereses extra, y este tipo de productos no son los que tienen los intereses más bajos.

No obstante, en situación de necesidad, es preferible pedir este tipo de préstamos que acabar en listas de morosos o impagos, o acabar arrastrando deuda extra debido a posibles comisiones de morosidad de nuestras diferentes deudas, además de peligros obvios como desahucios o suspensión de suministros.

Desde Financiación24 defendemos la reunificación de deudas como una herramienta útil y eficaz, pero debemos ser responsables y no asumir más deuda de la que podemos asumir.

Consejos al reunificar la deuda

Como indicamos en el apartado anterior, solicitar una reunificación de deudas puede convertirse en una peligrosa espiral de deudas si no la pedimos con cautela y precaución. Os damos una lista de consejos para no veros en dicha circunstancia.

  • Si no tienes ingresos, no adquieras más deuda. No es lo mismo que hayas visto tus ingresos mermados (perder el empleo con derecho a subsidio o reducción salarial) a que dejes de tenerlos. Si tienes unos ingresos estables, aunque menores, durante el tiempo que dure la deuda, es una sabia opción. Pero si careces de ellos o es incierto, simplemente vas a acabar pagando más.
  • Pídelo si es necesario. Si puedes asumir la deuda, no la reunifiques, ya que acabarás pagando más en intereses. No te pedimos que tomes medidas excesivamente austeras, pero si puedes pasar el mes relativamente bien con tu actual cuota, no tiene sentido agrandarla.
  • Valora cuánto más pagarás. Cuando hagas cuentas para ver si decides reunificar la deuda, ten en cuenta que has de sumar el importe prestado, los intereses totales de los prestamistas originales y los intereses finales de la entidad que refinancie tu deuda.